Pensar

Pensamos para resolver, para planear, para crear.

Pensar es lo que nos hace humanos

Es el pensamiento el elemento que ha permitido nuestra evolución. Somos seres pensantes.

Pensamos para resolver, para planear, para crear.

Pensamos para sobrevivir, pero ahora debemos pensar para ser sostenibles.

Ser sostenible significa agregar valor de manera sostenida para permanecer en el tiempo

El pensamiento ha evolucionado junto con la dinámica de la humanidad. Y esta evolución no necesariamente ha sido para bien.

El “acelere” de la vida actual nos ha alejado de la capacidad de pensar como un acto voluntario. 

Mientras más estudiamos, conocemos y aprendemos, más desarrollamos nuestro perfil para satisfacer requerimientos profesionales, organizacionales y sociales.

Sin embargo, existe una gran paradoja: mientras más adquirimos estos conocimiento y experiencias, más rígido se vuelve nuestro pensamiento, pues se torna un mindset” fijo, de experto, que sabe y conoce el cómo y porqué de las cosas.

El mundo actual (VICA, como se le conoce por ser Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo) requiere de un pensamiento más ágil, flexible, resiliente, dispuesto a probar, a equivocarse, a retar el “staus quo”.

El reto es permitirnos esa incomodidad percibida por la falta de control y certidumbre que este mundo VICA presenta.

Y en este sentido, aprender se vuelve un reto doble, pues supone desaprender y reaprender, para desarrollar un “reskilling” o “upskilling” ya que las habilidades que nos han hecho expertos en nuestra área, no garantizan que contemos con los elementos de los retos actuales y futuros demandan.

¿Se puede aprender a pensar?

Por supuesto. A desarrollar un pensamiento estratégico, disruptivo, crítico, ágil, que agregue valor. Y este pensamiento puede ser individual o grupal.

Pensar no solamente es razonar o resolver, sino crear, retar, proponer y hasta equivocarse.  

La información está al alcance de la mano y ahora hay un problema de exceso de información y de oportunidad en tiempo real. Lo que antes era una necesidad común del individuo y las organizaciones – suplir esa falta de información-, hoy no lo es más.

Hoy el tema es generar conocimiento a través del aprendizaje y del proceso de la información para generar inteligencia

El crecimiento exponencial de las fuentes y canales de información – gracias a la digitalización- se vuelve a la vez, oportunidad y amenaza.

Es por ello por lo que requerimos que las nuevas habilidades incluyan el desarrollo del pensamiento para los nuevos tiempos.

Hoy resulta indispensable que generemos aprendizaje de por vida, continuo.

#Habilidades2025 parte del PENSAR como uno de sus ejes.

Atrévete a conocer nuestro modelo y a desarrrollar tu pensamiento! 

5 consejos para ser más productivo haciendo “home office”.

 

Con el propósito de realizar tu trabajo desde casa (home office / teletrabajo) con la productividad y efectividad necesarias para el cumplimiento de tus objetivos dentro de la empresa, para mantener la interacción adecuada con tus compañeros de equipo de trabajo, con tu jefe o con tus clientes (internos y externos), para atender reuniones a distancia apropiadamente y para poder convivir con tus familiares en casa, considera los siguientes 5 consejos:
 
1.- Establece horarios para tus actividades
Al estar en casa, uno puede quedarse más tiempo en la cama, ver una serie, navegar en la web y redes sociales, o hacer actividades que no tienen relación con el trabajo mismo. Organizar los tiempos en los que debes desarrollar tu trabajo y también atender cuestiones asociadas a las necesidades de tu hogar, te permitirá estar más tranquil@ y concentrad@ para desarrollar tus actividades.
 
2.- Organiza tu casa y tu espacio de trabajo
Si tu lugar de trabajo es en tu casa, mantenla limpia, las cosas en su lugar, tu escritorio, o el lugar donde trabajes, en orden, y ten a la mano lo necesario para desarrollar tu trabajo; no tengas distractores que desvíen tu atención de tus obligaciones laborales, como puede ser una pantalla de TV para ver tu deporte o serie favoritos.
 
3.- Cuenta con las herramientas suficientes para tu conexión a Internet
Las condiciones actuales nos han forzado a trabajar desde casa al mismo tiempo y en los mismos horarios que el resto de los integrantes de nuestras familias y todos necesitamos estar conectados a Internet para realizar nuestras labores. Con tantos dispositivos conectados a la red, incluyendo celulares, tablets, SmartTV, consolas de video, juegos y computadoras, es muy probable que tu navegación en Internet no sea de la calidad necesaria para realizar videoconferencias con clientes o compañeros de trabajo o simplemente para conectarte a los servidores de tu empresa.
Es recomendable acercarse a un experto que nos asesore para mantener una buena navegación y contar con los elementos necesarios para realizar nuestro trabajo sin interrupciones, ya sea conectándonos a través de Ethernet directamente a un módem, no conectando todos los equipos a la misma frecuencia, teniendo un sistema de cableado apropiado o una red Wi-Fi Mesh acorde a las necesidades de todos aquellos que estén trabajando desde el mismo lugar.
 
4.- Mantén constante comunicación con las personas con quienes tienes relación para desarrollar tus actividades: compañeros de trabajo, jefe, colaboradores y clientes (internos y externos)
Proporciona y solicita retroalimentación sobre el desarrollo de tu trabajo de manera constante para evitar llegar a la fecha final de entrega de tus compromisos y que estos no correspondan a las expectativas y/o requerimientos solicitados. Mejora tu competencia de comunicación para llegar a acuerdos claros para llevar a cabo tus actividades con las personas que interactúas, ya sea para recibir o proporcionar algo como producto de tu trabajo.
 
5.- Haz saber a tu familia y amigos que no estás disponible mientras desarrollas tus actividades de trabajo
Para quienes viven contigo puede ser difícil entender que estés en casa pero no siempre estés disponible para resolver problemas o ayudar en diferentes situaciones familiares. Por supuesto que al estar físicamente en tu casa puedes apoyar en diferentes labores como por ejemplo ir de compras, realizar alguna reparación, ayudar a preparar la comida del día o simplemente platicar o ver una serie juntos. Sin embargo, es fundamental que se establezcan tiempos de convivencia y tiempos para realizar tu trabajo en los que tengas espacio suficiente para concentrarte, resolver problemas o participar en reuniones virtuales con compañeros de trabajo y/o clientes. Platica con tu familia y apóyense mutuamente para mantener un equilibrio entre las horas que necesitas para dedicar a tu trabajo y el tiempo que puedes dedicar a convivir con ellos.

 

Los tres ejes del Management 5.0

La propuesta de Management 5.0 implica operar sobre tres ejes que ya en este momento son reconocidos por todos como fundamentales, sin embargo, sigue existiendo una enorme confusión del cómo abordarlos y más aún lo que se puede esperar de ellos.

Un primer eje lo es la Transformación Digital (TD), misma que ya nos ha venido permeando a nivel organizacional desde hace algún tiempo, y que si bien es cierto que hay enormes avances sobre todo en los países que han comprendido que ya viven en la economía digital, no es necesariamente el mismo nivel que tenemos en México y el resto de Latinoamérica; la transformación digital desde luego tiene mucho de su sustento en la tecnología pero también lo tiene en modelos y metodologías como Agile, reingeniería de procesos, innovación disruptiva, comunicación digital, etc., por ello, es que Management 5.0 la asume como uno de los ejes a desarrollar.

El segundo eje lo es el de Liderazgo Dinámico y Ubicuo (DYU) que más que tratarse de un modelo o incluso de un estilo, pretende considerar un práctica de liderazgo que tiene esas características: dinamicidad y ubiquidad, porque la exigencia de la organización, sus colaboradores, sus equipos de trabajo no pueden ser atendidas de a una única manera ni mucho menos de manera permanente; el liderazgo DYU sugiere un liderazgo propio a la TD que se ajuste, que propone, que se anticipa y sobre todo que verdaderamente lidera hacia la consecución de organizaciones altamente competitivas y ubicadas en el mundo digital.

Y finalmente, el tercer eje, es el de la Cultura Digital (CD) siendo éste un elemento integrador del todo, resulte el más importante en el desarrollo de un nuevo Modelo de Gestión y Dirección de Empresas. La cultura digital como todo lo que se relaciona a cualquier cultura, tendrá que ver con la capacidad de establecer una meta de a dónde se quiere llegar y que involucre e incorpore a las personas, los procesos, la tecnología de manera armónica y desde luego ubicuo, es decir, que pueda manifestarse de forma consistente en cada parte de la organización.  

Los tres ejes TD, DYU y CD procuran un equilibrio y simultáneamente convergen hacia el desarrollo de este Modelo de Gestión y Dirección de Empresas que busca competitividad, sostenibilidad y desde luego rentabilidad.